Días de tambor
Martes 18 de septiembre de 2012 - 6:30 p.m.
La cueva. Carrera 43 No 59-03 Barranquilla
  • Días de Tambor. Sílaba Editores


    Sílaba Editores y La Cueva, tienen el gusto de invitarlos a la presentación del libro Días de tambor del escritor barranquillero Julio Olaciregui.


    Presentación: Alvaro Suescún y Numas Armando Gil
    Fecha: Martes 18 de septiembre de 2012
    Hora: 6:30 p.m.
    Lugar: La Cueva. Carrera 43 No 59-03
    Teléfono: 346 1719, 340-9813
    Barranquilla - Colombia


    MAYORES INFORMES: silabaeditores@gmail.com | Cel. 313-649-0459



    Visite nuestro nuevo sitio web: www.silaba.com.co



  • El escritor

    Julio Olaciregui
    (Barranquilla, 1951)

    Se inició en el teatro en la Universidad de Antioquia. Fue periodista de los diarios “El Heraldo” y “El Espectador” antes de viajar a París en 1978 para estudiar literatura en la Universidad de la Sorbona. Adaptó para el cine La mansión de Araucaíma, de Alvaro Mutis, filmada luego por Carlos Mayolo (1986).

  • Ha publicado Vestido de bestia (1980), Los domingos de Charito (1986), Trapos al Sol (1991) y Dionea (2005). En los últimos años se ha dedicado a bailar danzas africanas, viajando a Guinea y Senegal. Su documental Parfois danse (2009) puede verse en YouTube. Sus obras de teatro En el cabaret místico (1999), El tango congo se acerca a La Habana (2000) y El callejón de los besos (2009) han sido representadas por actores franceses. Escribe sobre cine para la Agencia France-Presse desde 1998.

  • Sobre el libro

    Los días de tambor eran las raras jornadas de ocio y fiesta que los amos otorgaban a sus esclavos durante ciertas fechas religiosas, como las pascuas. Julio Olaciregui, residente en París, capital negrera desde fines del siglo XVII, ha intentado captar en sus ficciones esos raros momentos de libertad creativa que nuestra propia inanidad nos otorga. El cuento corto le permite, como le gustaba a su maestro Roland Barthes, multiplicar el placer de comenzar y terminar un escrito, jugando con voces narrativas que parecen venir del rumor, de la vox populi, de las historias de velorio. Sus personajes quieren cantar, amar, hacer teatro, bailar, vencer el miedo, hallar cómplices, re-escribir la Historia, no dejarse matar...

    Toques de humor y desparpajo, ciertas burundangas, recuerdos de músicas bailadas y añoranza de paisajes marinos, “mitos dolorosamente grotescos o de una nostalgia desesperada”, entre otras temáticas, hallará el lector en estos textos.